jueves, 27 de enero de 2011

Anteriormente en cines: El golpe

Buenos días damas y caballeros. Viene siendo habitual en mis publicaciones una ligera introducción que nada tiene que ver con el tema que nos ocupa hablando de algún acontecimiento de la última semana, dando algún discurso sobre algún tema particular o simplemente dejando que mis dedos tecleen lo primero que se me ocurre. Pero esta semana he estado ausente del mundo, así que no se qué ha pasado, el único discurso que podría dar sería acerca de la teoría de colas en la distribución de servicios (aburrido, creedme) y tengo el cerebro demasiado cansado como para inventarme cualquier chorrada como esta, de modo que esta vez sin demasiados preámbulos vamos al turrón.

La semana pasada hablé de una película que se que fue del gusto de muchos y mencioné que había sido nominada a 10 Óscar, de los cuales se llevó 3. Pues bien, esta semana le toca el turno a un película más antigua (sólo 2 años) que bien podría hacer equipo con la anterior para llenar el cupo de Óscars, en este caso 7 de 10. Bien señoras y señores, sin más preámbulos déjenme presentarles una de mis películas favoritas; con ustedes...



Nos encontramos en el Chicago de los años 30 (sí, el de Al Capone, Elliot Ness y la ley Sinde seca), los Estados Juntitos y el mundo entero tratan de recuperarse de la Gran Depresión de 1929 y cada uno sobrevive a su manera. Pues bien, al minuto de comenzar la película conoceremos a uno de los dos personajes principales, uno de esos que como digo “se ganan la vida a su manera”, el estafador callejero Johnny "Kelly" Hooker (Robert Redford), que ayudado de su compañero y mentor Luther Coleman (Robert Earl Jones) se encarga de timar a un correo de un jefe mafioso robándole todo el dinero que lleva encima. El problema vendrá cuando dicho jefe mafioso a.k.a gángster (Doyle Lonnegan [Robert Shaw]) quiera ajustar cuentas y ordene la muerte de los estafadores. Hooker conseguirá salvar el pellejo, pero Luther morirá  asesinado en su propia casa.

 (No, no están de borrachera, están currando)

Huyendo de la policía y de los matones de Lonnegan, Hooker necesita un lugar donde esconderse y de paso maquinar contra el hombre responsable de la muerte de Luther y acude al hombre que  el propio Luther le recomienda esa misma noche poco antes de morir, Henry "Shaw" Gondorff (Paul Newman), un timador de grandes golpes.

Tras contarle lo de Luther y explicarle la situación, ambos timadores decidirán asociarse para devolverle el golpe a Lonnegan y urdirán un plan para arruinarlo. Para ello, por un lado Hooker y Shaw (con identidades falsas) comenzarán uniéndose a una de las partidas de poker que organiza Lonnegan en sus viajes a Chicago y quitándole todo el dinero de la partida para poder costearse los gastos de organizar el gran timo. Además gracias a su actuación, Hooker consigue ganarse la confianza de Lonnegan, que creerá que Hooker quiere arruinar a Shaw.

 (Freixenet y nosotros les deseamos felices fiestas)

Por otro lado Shaw pone en marcha la maquinaria en Chicago preparando todo el material y reclutando a otros timadores para el que promete ser el timo del siglo.

Finalmente veremos el desarrollo del timo, en el que ambos timadores pretenden hacer creer a Lonnegan que Shaw tiene un local de apuestas y que Hooker trabaja para el pero quiere arruinarlo. Para ello Hooker hará creer a Lonnegan que puede obtener los resultados de las carreras de caballos minutos antes de que estos lleguen a las casas de apuestas, pero como él no puede apostar en el propio local en le que trabaja necesita que Lonnegan lo haga por él. Lonnegan morderá el anzuelo poco a poco hasta que el timo está a punto, pero todo se complicará con la  presencia de otros personajes.

El sargento William Snyder, policía corrupto de Chicago que se la tiene jurada a Hooker desde que este le dio billetes falsos al intentar Snyder extorsionarlo.

El asesino Salino, contratado por Lonnegan para asesinar a Hooker.

Joe Eri, estafador y compañero de Luther y Hooker que se verá implicado en toda la historia en más de un aspecto.

Agente federal Polk, encargado de la búsqueda y captura de Shaw por el delito de estafa contra un senador.

Kid Twist, el señor de la logística de los timadores, encargado de todos los aspectos estéticos del timo.

Con todos estos ingredientes se nos presenta una película cuando menos interesante, pero que por norma general hará las delicias de cualquier espectador por su ritmo, su trama, el carisma de los personajes y mucho más. Además, según avanza la película no estaremos en ningún momento seguros de cual será el desenlace de esta debido a su gran narración.

Premios de la academia
El golpe (The Sting) ganó la friolera de 7 Óscar de la academia:

Mejor película
Mejor director
Mejor guión original
Mejor canción original de BSO
Mejor montaje
Mejor dirección artística
Mejor vestuario

Y además estuvo nominada también a:
Mejor actor (Robert Redford)
Mejor fotografía
Mejor sonido.






Curiosidades

El golpe tuvo, además de por méritos propios, una gran repercusión por el hecho de ser la película que volvía a juntar los caminos de Paul Newman (DEP) y Robert Redford después de su éxito en 2 hombres y un destino.
(Con esas caras quién no se fiaría)

El tema principal y ganador del Óscar es una de las melodías mas reconocibles del cine de todos los tiempos

El actor que encarna a Luther Coleman, Robert Earl Jones no es otro que el orgullos padre de un mito del cine contemporáneo como James Earl Jones, conocido por múltiples papeles y en especial por ser la voz original de Darth Vader.

Si alguna película de entre todas las analizadas hasta ahora recomiendo encarecidamente... bueno, practicamente todas, pero esta como clásico entre los clásicos es de visualización obligatoria, sin lugar a dudas, puesto que, en mi humilde opinión, pese a haberse rodado en 1973 desprende una frescura de la que pocas películas actuales pueden presumir.



Bueno alegres cervatillos, nada más por hoy... si no la habeis visto ya teneis peli para este fin de semana, y si la habeis visto ya... id al fútbol. Pórtenseme bien...

4 comentarios: