jueves, 10 de marzo de 2011

Anteriormente en cines: La odisea del rock

Buenos y postcarnavalescos días, queridos lemmings. un día más aquí está vuestro proveedor de nostalgia favorito para traeros gratos recuerdos y arrancaros una sonrisa o haceros caer alguna lagrimilla. Sin embargo hoy es poco probable que lo consiga, ya que la película escogida para esta ocasión no es muy conocida por el público en general, pero por lo visto es un clásico leyenda en internet. No lo se, la verdad. Sólo se que yo la vi siendo un enano y aun la guardo en VHS en mi casa para revisionarla de vez en cuando.

Le pido previamente perdón a Mr. Jobs por si considera este post intrusismo temático, pero es lo que hay. Cálcense sus zapatos de ante azul, cojan sus psicotrópicos favoritos, enchufen su walkman y prepárense para disfrutar de...

La odisea del Rock

Producida por Hanna-Barbera, La odisea del rock nos traslada a un mundo de dibujos animados (muy alejados de los infantiles personajes a los que este dúo nos tenía acostumbrados (el oso Yogui, Los Picapiedra, Don gato...) y nos presenta un argumento que, aunque bastante cogido por los pelos es más que suficiente para lo que se pretende con la película. Pero lo que caracteriza a esta película, sin ninguna duda es la casi total ausencia de diálogos (a excepción de los del narrador, un viejo jukebox), ya que su atractivo principal es, como se puede deducir del título, la música; concretamente el rock (según el jukebox el rock y el heavy metal, pero como vereis a continuación un poco de lo primero y nada de lo otro, qué le vamos a hacer). En fin, vamos a meternos en harina con el argumento y poniéndole música al asunto.


Laura, una poderosa hechicera que, cansada de su soledad un día decide irse en busca de su amor verdadero, para lo cual se hará pasar por una  mujer normal y corriente durante los años 50, 60, 70 y 80 (eso sí, sin envejecer ni un ápice). A lo largo de este tiempo conocerá a 3 hombres y medio (digo y medio porque al de los 80 casi no se le da comba ninguna) cada uno de ellos adalid indiscutible del estereotipo cultural de cada época. A saber...

Años 50. Billy, un Danny Zuko de la vida cuyas únicas preocupaciones son que su pelo esté siempre perfecto, su coche y llevarse a la reina del baile al clásico precipicio con vistas a la ciudad para tener un momento "romántico". Durante la estancia de Laura en los años 50 pasaremos por lugares tan clásicos como la hamburguesería cincuentera, el susodicho precipicio, un parque de atracciones o el baile americano de rigor.




En lo que se refiere a la música nos ambientaremos en esta época de gomina, cines al aire libre, cazadoras de cuero y carreras en los canales con clásicos inmemoriales como Blue suede shoes (Elvis Presley), The great pretender (The Platters), Searchin' (The Coasters), Blueberry Hill (Fats Domino), Great balls of fire (Jerry Lee Lewis), Bye bye love (Everly brothers) o Roll over Beethoven (Chuck Berry).


Años 60. Si en los 50 el hombre ideal de Laura era el pandillero engominado, en los 60 su príncipe azul no podía ser menos estereotipado y en esta ocasión sería Bob, un hippie de pelo largo, músico callejero y ligeramente dado a los psicotrópicos. Con una ambientación indudablemente centrada en la guerra de Vietnam, con sus manifestaciones pacifistas y sus cartas de llamada a filas también hay un espacio para las sustancias alucinógenas, con una escena concreta basada en una serie de alucinaciones a cual más extraña acompañada de la música del inigualable Jimmi Hendrix.


Pues bien, la ambientación en esta época la ponen las chaquetas de flecos, los pantalones de campana, las barbas y como no, la música. Durante los 60 disfrutaremos de temazos de la talla de Help! (The Beatles), Satisfaction (The Rolling Stones), For what is worth (Buffalo Springfield), Age of aquarius (The Mamas & The Papas), Purple haze (Jimmi Hendrix), Blowing in the wind (Bob Dylan) o You keep me hanging on (The Supremes).


Años 70. Dejamos el belicismo a un lado y nos centramos en canalizar nuestras energías pacifistas en otra dirección; por ejemplo Greenpeace. Y es que en estos años 70 el nuevo superhombre de Laura es Jack, un rudo marinero que, acompañado de su langosta mascota sale cada día en su pequeño bote a interponerse entre los cazadores de ballenas y sus potenciales presas. Cautivada por este alarde de sentimentalismo y masculinidad (sí, es sarcasmo) Laura caerá una vez más prendada de otro hombre (quizá el menos estereotipado, pero también le llega).


En esta aventura marina estaremos acompañados de clásicos y no tan clásicos como  Bad bad Leroy Brown (Jim Croce), Rock the boat (Hues Corporation), Yesterday (The Beatles), Yesterdays (Ella Fitgerald), I really don´t want to know (Elvis Presley), Summer Breeze (Seals and Crofts) o I´m a woman (Peggy Lee).


Los 80. La historia va tocando a su fin y Laura por fin encontrará al hombre de su vida ayudado de un pequeño troll (sí, como lo oís). A día de hoy no he sido todavía capaz de estar seguro al 100% del significado final del desenlace, pero bueno, eso es lo de menos. Eso sí, para cuando la veais, la pinta que tiene finalmente el hombre ideal de Laura no tien desperdicio (no es el de la imagen).

Los 80 son una época donde la tecnología empieza a marcar las pautas del futuro y allí es donde acaba nuestra protagonista con un look mucho más acorde con los tiempos que corrían. Durante este periodo hay que salientar una escena autotributo de Hanna Barbera donde disfrutaremos de un videoclip con trozos de los personajes más famosos de la factoría (Don gato, Los supersónicos, los picapiedra, el Osos yogui...) acompañados de la música de Wham. Así, tendremos el gusto de oir temas más contemporaneos nuestros como Staying alive (Bee Gees), On the road again (Willie Nelson), Just the way you are (Billy Joel) o Wake me up before you go go (Wham).

Merecen una mención aparte los 2 temas que abren y cierran la película por la fuerza y ánimo que transmiten, que no son otros que Rock it (prime jive) de Queen y Old time Rock and Roll, de Bob Seger.

Y bien, poco más; eso sí, hay que ver la película teniendo en cuenta que todas las canciones con "covers", versiones de las originales (no creo que saliese a cuenta hacer la película pagando por las originales), pero que dan el pego lo suficiente para no chirriarnos. ¿Merece la pena verla? Sí. No os va a cambiar la vida, pero si lo que buscais es ver un dia una película que no os haga pensar mucho, con algo de crítica social y que os traiga recuerdos con algunos de sus temas... es esta.

Aquí una lista con todas las canciones vía spotify: Enlace


Y eso es todo por hoy; símplemente invitaros a seguir leyéndonos y avisar de una edición muy especial de Anteriormente en cines para la semana que viene. Y como dice mi amigo el jukebox durante la película "A ver, ¿a dónde iriamos sin una bonita canción? Si quereis un consejo de esta vieja máquina de discos ¡¡¡¡quitaos las telarañas, volved a empezar, bailad el rock and roll, sentíos vivos de nuevooooo!!!

He dicho :)

5 comentarios:

  1. Mancantao, la lista se ha hecho un hueco en mi colección de Spotify :D

    ResponderEliminar
  2. Qué puedo comentar de esta peli? Me gusta que los 60 se resuman como "pelo largo, alucinar, hippies y Beatles".
    Musicalmente no me aporta nada xd ya que es la música de todos los días para mí. He de admitir que los covers están muy bien, excepto "Help!" (NO a los covers de los Beatles).
    El cover de Aquarius es de la original de The 5th Dimension, que son los que la hicieron para Hair.
    Un poco decepcionante la selección musical de los 70... hay tantas cosas para elegir y ponen Beatles o Elvis? (Y otra vez, covers Beatles NOOO xd)
    Y poner Bee Gees en los 80 o 'Just the way you are' hace que la gente se confunda de época... o por lo menos a mi siendo pequeña (y por lo tanto, más ignorante) me pasaría.
    Y si, el hombre final, risas.
    La peli me gustó en plan 'musical instructivo'. Faltó algún Led Zepellin por ejemplo, muy 70, entre otros que se me escapan ahora mismo. Y eso, me gustó mas o menos XD

    ResponderEliminar
  3. Supongo que Just the way you are no era estrictamente para los 80, pero alguna canción tenían que poner para la escena final y daría igual la época.

    Lo de Staying Alive supongo que es más por relacionarlo con la película, que era del 83, que con la canción original... a saber.

    ResponderEliminar
  4. @fanafabfour
    Totalmente de acuerdo por la falta de Led Zeppelin, pero desgraciadamente en la época negociar con su discográfica era "complejo". Aún hoy en día los royalties para incluir su música en un BSO son ridículamente altos.

    ResponderEliminar
  5. Matiz: "Organización" soy yo mismo desde una cuenta que olvidé cerrar. :P

    ResponderEliminar