domingo, 2 de enero de 2011

OMNIBUS: Bullseye!

Por si os lo estáis preguntando, sí, tengo una resaca considerable fruto de una estupenda juerga de año nuevo. Sí, he tenido que atender tediosos compromisos familiares al día siguiente que han terminado de reventarme. ¿Tiene esto algo que ver con este posteo a desmano? ¡Por supuesto que sí! ¿Supone esto que voy a colaros una entrada de relleno, dada mi bien conocida vagancia, para intentar escurrir el bulto? Espero que no, pero eso lo decidiréis vosotros al terminar de leer. Lo que sí reconozco es que la entrada que tenía planeada para hoy era otra cosilla (que procuraré rescatar para más adelante). Dejando temas escabrosos, vamos a centrarnos en el cómic de hoy y sobretodo en su protagonista.

Bullseye, o Benjamin, o Leonard, o Lester o cualquiera de los alias que haya utilizado a lo largo de su dilatada carrera criminal. Supongo que conocéis al personaje por ser el famoso nemesis de Daredevil, famoso es una forma de hablar porque solo había podido serlo dentro de la colección del Guardián de Hell's Kitchen. Es como si cada vez que Bullseye aparecía en otro cómic para hacer algo que no fuese atormentar a Matt Murdock, lo hiciese como un malo de segunda. Como si solo el maestro Miller hubiese podido captar todo el potencial y carisma del bueno de Lester. Las habilidades de nuestro protagonista tampoco es que fuesen de lo más vistoso. Benjamin ha sido bendecido con una puntería prodigiosa más allá de lo que cualquier entrenamiento militar puede proporcionarte. Cualquier objeto por ordinario que parezca se convierte en una muerte horrible en sus manos (bolos, plumas estilográficas, imperdibles, cucharas, cacahuetes, naipes, libros, uno de sus propios dientes), no lanza rayos por los ojos, domina el magnetismo o se regenera. Los directivos de Marvel se lo pensaron “seriamente” y dijeron, vamos a darle a sus huesos un leve baño de Adamantium para que tenga un toque superpoderoso y poner un poco del elemento Lobezno en este personaje. Pero aún así la gente ya no veía a Bullseye como una amenaza y los días de gloria de Leonard pasaron de largo.


Esto fue más o menos así hasta que Daniel Way se cruzó en el camino del psicópata de la diana. En 2005 se le encomendó que hiciese una miniserie para establecer el origen del personaje y para intentar relanzarlo como un malo más global para el Universo Marvel. Recapitular las diferentes etapas del asesino, engancharlo con las historias de sus apariciones con Daredevil intentando limar la parte más ridícula o humorística de sus vivencias y establecerlo como una amenaza creíble de nuevo. No voy a decir que logre recrear al malvado que Frank Miller me enseñó a amar, pero desde luego es divertido volver a leer una historia en la que se toma en serio a si mismo otra vez. Enseñando de paso pequeños retazos, entre verdades y mentiras, de su vida personal. A Way se le disfruta mejor en estas historias cortas, en las que está menos encorsetado y es más gamberro en su forma de escribir.
Su pareja en el dibujo no es otro que Steve Dillon (mundialmente famoso por Predicador). Dillon salió de la infinita cantera de la revista 2000AD. Tiende a dibujar a las personas como caricaturas de seres humanos. La nariz y los dientes siempre grandes, incluso personajes tan reconocibles como Punisher o el Capitán América son pasados por este patrón cuando los dibuja. Lo raro de su arte es que cuando se trata de dibujar violencia, me resulta gracioso. Voy a explicarme, es un dibujante muy gráfico cuando alguien se hace daño o es herido ves la sangre, ves como el hueso está roto, como se hincha la herida, casi puedes sentir como se infecta. Pero las expresiones en las caras de los personajes, el hecho de que sean caricaturas de personas las que sufren el daño, hace que acabe siendo gracioso de una forma retorcida.

El tándem funcionó, y a finales del mismo año se decidió que repitiesen formula, con un invitado de lujo. Frank Castle ni más ni menos que Punisher, mediría sus fuerzas con Bullseye con el destino de la familia mafiosa Patrillo en la balanza. Aunque repite algunas ideas de la primera miniserie, es igual de divertida y surrealista. Nuestro valiente villano es el protagonista absoluto con Castle como convidado de piedra, siempre a remolque. No son cómics que pasarán a la historia, cierto, pero desde luego son la causa de que hoy Bullseye haya vuelto para quedarse en la élite del crimen, hasta que Daredevil diga algo al respecto claro. Eso sí, hacedme un favor antes de leerlos, reíros bajito que aún me duele mucho la cabeza.



Bullseye: Greatest Hits (donde descargarlo, donde comprarlo)

Punisher Vs Bullseye (donde descargarlo, donde comprarlo)

Como siempre, gracias el CRG por el esfuerzo en la traducción y maquetación.

2 comentarios:

  1. Uno de mis malos preferidos. Lo conocí en algún que otro crossover y en la línea Ultimate, siendo los enfrentamientos con Ojo de Halcón los que me atraparon.

    ResponderEliminar
  2. Muy currado el hecho de que pongas los enlaces de los comics! Bechamel para tu post!!!

    ResponderEliminar