sábado, 4 de diciembre de 2010

OMNIBUS: Sleeper

La versión resumida de esta entrada es muy simple, LEEDLO. En serio, aquí tenéis links de descarga. No puedo esperar a ver como devoráis cada número mientras la vida de su protagonista se va hundiendo un poquito más en la mierda a cada paso. A ver como cuando acabéis de leer Sleeper algo de la empatía que ahora podéis sentir por el ser humano se habrá muerto. O convertido en curiosidad por el apasionante mundo del terrorismo metahumano internacional. En cualquier caso: MISSION ACCOMPLISHED.




La versión más “florida” de esta entrada empieza en 1993, con la creación por parte de Jim Lee de Wildstorm. Una editorial independiente que buscaba (y consiguió) descubrir nuevos talentos, teniendo como aliciente una gestión de los derechos de sus personajes mucho más flexible y provechosa para los guionistas y dibujantes. Gracias a la magia de las palabras saltamos hasta 1999, donde el mismo Lee se la coge con papel de fumar y se ve obligado a vender su “niña”a DC Comics. La excusa (cierta) es la crisis de ventas que sacudió la industria en la última parte de los 90. Así que DC se convirtió en la afortunada propietaria de un universo nuevo lleno de cosillas como WildC.A.T.s, Gen13, The Authority o Stormwatch. Su primera decisión fue no mezclar universos y mantener Wildstorm como una línea independiente bajo su ala. ¿La segunda? Reforzar los títulos más populares publicando miniseries de sus personajes con más tirón.


En 2002 se publica Point Blank a manos de un relativamente verde guionista, Ed Brubaker. La miniserie fue concebida para mayor gloria de su protagonista Grifter, miembro de los WildC.A.T.s, excelente francotirador con un pasado envuelto en misiones más que negras para su gobierno. En este tomo Brubaker asienta las bases de lo que será Sleeper, introduciendo personajes que luego serán esenciales. La historia gira en torno a la venganza de Grifter contra aquellos que han dejado a su amigo John Lynch en coma y la relación del villano TAO con este suceso. En medio de este sendero de muerte se nos presenta a Holden Carver, un topo a las ordenes de Lynch, infiltrado dentro de la organización terrorista de TAO. Incapaz de huir de su misión al estar comatoso el único vínculo que prueba que no es un conocido supercriminal.

En 2004 sale a la luz Sleeper continuando la historia de Carver y su lucha por mantenerse entero mientras el mundo se le cae encima. El agente Carver es el único superviviente de una unidad gubernamental enviada a recuperar un artefacto alienígena. Al despertarse de un coma inducido se encuentra con que el aparato se ha fundido con él, modificando su sistema nervioso hasta el punto de hacerle imposible sentir ninguna sensación a través de su piel. En lugar de eso su cuerpo la almacena como una batería y la descarga sobre cualquiera que le toque. Si absorbe suficiente dolor puede llegar a matar a una persona por el trauma. La tecnología unida a su cuerpo repara, de forma desconocida, cualquier daño que se le produzca. Lynch, su superior directo, manipula las bases de datos del gobierno para hacer creer a todo el mundo que Carver ha desertado matando a sus compañeros. En secreto lo convence para infiltrarse en una organización llamada El Sindicato y reunir información para acabar con su líder, TAO. A medida que va ascendiendo en el Sindicato, se va manchando más las manos hasta el punto de no retorno moral. Hundiéndose en capas de mentiras y manipulaciones con sus jefes, viviendo con el corazón encogido porque su fachada no sea descubierta y sin posibilidad de huir a su antigua organización sin miedo a ser encarcelado o, peor aún, diseccionado en una mesa de laboratorio para descubrir los secretos de sus poderes.


No os engañéis, Brubaker traza una obra que no deja espacio para el final feliz. Con un argumento muy bien estructurado e integrado dentro del universo Wildstorm. Curiosamente también puede ser leída por alguien que nunca haya tocado un cómic de esta editorial, así de fino está hilado el puzzle. Antes de que os deis cuenta estaréis enganchados dentro de la miseria de Carver y sus compañeros criminales: Genocidio, Miss Missery, Pit Bull, X-Ray. Descubriréis lo tenues que son las fronteras entre buenos y malos. Pero sobretodo, la lucha de un tipo por mantener su identidad y sus jodidos principios mientras le da de hostias al mundo.

2 comentarios:

  1. Cunde el hecho de no tener un final feliz. A ver si toman nota en Marvel y corrigen el tono pastel que llevan este año. ¡Queremos realismo!

    ResponderEliminar
  2. @Capullo Encantador
    Disney le responde que su realismo será enterrado bajo una montaña de algodón de azúcar y piruletas con forma del escudo del Capitán América

    ResponderEliminar