sábado, 18 de diciembre de 2010

OMNIBUS: Arrowsmith


Bueno gente, hoy vamos a meternos en un producto extraño y un poco exótico (como la mayoría de los cómics que caen por estas entradas). Es una obra llena de potencial y promesas a la que solo el destino, la agenda de las pérfidas editoriales y de sus propios creadores han evitado que disfrute de un pedazo más grande de gloria. Venga, vamos a ponernos en modo narrador...

Corre el año 1915, Europa arde por culpa de la Gran Guerra. Todo empezó con el asesinato del príncipe heredero de Tirolia-Hungría en Serbia, las cadenas de alianzas políticas entre los países de la vieja Europa elevaron los ánimos hasta la guerra en muy poco tiempo. A un lado Albion, Galia, Lotharingia y Moscovia. Al otro lado de la trinchera las potencias de la Entente Prusia, el Imperio de Tirolia-Hungría y Bavaria. Como todos los conflictos, esta guerra trajo consigo multitud de avances tecnológicos. La incorporación de los gremios de magos dentro de la estructura del ejercito regular sin embargo, fue lo que dio un vuelco a la contienda. Dragones capitaneando bombardeos sobre posiciones enemigas, infantería troll a la vanguardia del ejercito huno, cadáveres reciclados como tropas de combate no-muertas, vampiros esclavizados para servir al bando que convenga. Los magos lo cambiaron todo. Su arte ya no era exclusivo de eruditos ni requería incontables horas de estudio, con la Revolución Industrial de finales del siglo pasado, se había llegado por fin a manufacturar sellos y hechizos en cómodos talismanes y máquinas sencillas. El soldado de a pie carga con rifle y bayoneta sí, pero también con ballestas de pranapivotes y cañones místicos silicus. El fuego de la magia alimenta a buen ritmo al horno de la guerra y el continente se ve reducido a cenizas en consecuencia.



Modo Narrador Off// Como veis se trata de una dimensión paralela, universo alternativo, ucronía o modificar nuestra historia dando por supuestas cosas que no sucedieron, lo que prefiráis. En el mundo de Arrowsmith la magia no solo es real sino que es una tecnología aprovechable. Kurt Busiek (Vengadores Forever, Astro City, Thunderbolts, Marvels) ideó una línea temporal que se separa de la nuestra alrededor del año 800, cuando Carlomagno firma la Paz de Ghent para apaciguar a las naciones fronterizas con su imperio. En la línea de Arrowsmith Carlomagno no solo firmó un pacto entre naciones sino también con cortes de toda clase de seres mágicos y mitológicos. Desde aquí la magia nunca abandonaría esta realidad y los seres míticos entablarían contacto con la humanidad pero no se convertiría en parte de la vida de todos sus habitantes. En palabras de Busiek:
"Los Reyes podían permitirse Magos en su corte, el populacho tenía acceso a brujas hábiles con las hierbas pero la magia aún era una cosa que requería años de estudio y practica, perfeccionados solo por unos pocos."
De hecho el continente americano no tiene tanta variedad de seres legendarios y sus lugareños llevan una vida mucho más parecida a la de nuestra dimensión en aquella época. Es con la llegada de la Revolución Industrial, cuando se descubre como almacenar magia y se desarrollan hechizos de un solo uso que no necesitan entrenamiento para ser usados. Cuando se “democratiza” la hechicería. Esta es una diferencia básica pero a medida que se va leyendo se observan pequeños, pero bien hilados, detalles que convierten esta realidad en algo fresco y nuevo dentro del machacado recurso de la historia alternativa. Como detalle deciros que el cómic originalmente iba a ser solo una historia bélica en medio de la I Guerra Mundial, pero los creadores decidieron meter los elementos fantásticos por el medio, porque en América todos los intentos de publicar cómics de género bélico fracasaron miserablemente en ventas.
El dibujo corre a cargo de Carlos Pacheco (4 Fantásticos, Superman, Green Lantern, Vengadores Forever) en uno de sus mejores trabajos. El guión es sólido y bien desarrollado pero el trabajo de Pacheco lo mantiene todo unido y hace que no se note que a veces la historia peca de simple. El dibujante gaditano venía de un mal momento cuando empezó con Arrowsmith, recién terminada su relación con Marvel por disputas creativas y alguna censura de sus editores. Volcó todo su empeño en un trabajo que le permitía mucha más libertad y alejado de los superhéroes (que habían empezado a saturarle un poco). También aquí se comería un par de censuras al retratar la violencia de la guerra o los contados desnudos del tomo. Aún así es un viaje estupendo reencontrarse con este Pacheco pletórico.

La historia de Tan Guapos de Uniforme se ha contado mil veces. El paso del protagonista, Fletcher Arrowsmith, de ser un crío soñador e idealista a convertirse en un veterano curtido por la vida del soldado. Fletcher huye de su casa en los Estados Unidos de Columbia (los EEUU de este mundo), tras oír las noticias de guerra en Europa, para alistarse en el Cuerpo Aéreo Transatlántico (la curiosa versión mágica de los pilotos de combate). Lo que parece el principio de una carrera llena de aventuras se convierte en el relato de un piloto que se va desengañando de las razones que le llevaron al frente. La nota negativa os la comenté al principio, este tomo es el único editado hasta la fecha (desde 2004), las apretadas agendas de sus creadores no les han permitido continuarlo. Esto te deja la sensación de que solo arañan la superficie de la historia, se queda en algo un poco típico. Una buena idea que necesita un par de tomos más para coger cuerpo. La suerte es que Busiek lleva pregonando desde 2009 que está terminando una novela, con ilustraciones de Pacheco que continuaría donde lo dejaron, con título Arrowsmith: Far from the Fields we Know.
Espero que os guste, es ligero de leer, pero todo un solucionador de tardes muertas.

5 comentarios:

  1. Sumamente atrayente este universo paralelo :)
    Asias por el descubrimiento!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las ucronías bien hechas (en especial el rollo Steampunk), asi que tiene muchas papaletas para ser leido por un servidor, pero...

    ¿Es autoconclusivo o es rollo: "continuará en el próximo volumen"? De eso dependerá si gastaré mi limitado tiempo en leerlo o no, no quiero leer algo a medias :S

    ResponderEliminar
  3. Es un final abierto pero no deja cabos sueltos. Los autores tenían y siguen teniendo la idea de que cuando se continue (sea en novela o cómic) sea como historia autoconclusiva.

    ResponderEliminar
  4. Leído, y valió la pena. pero daba para muchísimo más.

    ResponderEliminar
  5. Aún tengo fe en Busiek, llevan ya tiempo dejando caer él y Pacheco que quieren hacer más historias sobre este universo. A ver...

    ResponderEliminar